domingo, 1 de febrero de 2015

MASIVA MUESTRA DE FUERZA DE PODEMOS EN ESPAÑA.

&&&&&
Podemos e Izquierda Unida han intensificado en la última semana su disputa por apropiarse del patrimonio simbólico de Syriza en España. En IU recuerdan que en 2004 el partido griego llamó a la puerta de la federación de izquierdas, antes de constituirse como fuerza política organizada, para estudiar su modelo. Y en cada declaración de intenciones de sus principales dirigentes, de Cayo Lara a Alberto Garzón, no falta desde hace al menos dos años la aspiración de convertir a su formación en “el Syriza español”. Pero el mapa electoral ha cambiado, y ahora todos ven en Podemos el verdadero espejo de la Agrupación de la Izquierda Radical, con la que comparte algunas propuestas económicas como la auditoría ciudadana de la deuda pública. Pablo Iglesias, que el día de su proclamación como secretario general estuvo arropado por su líder, Alexis Tsipras, recibió con entusiasmo la convocatoria de elecciones anticipadas en Grecia. “2015 será el año del cambio en España y en Europa. Empezaremos en Grecia”, pronosticó tras conocer la decisión de Atenas el pasado lunes.



Pablo Iglesias -España-Podemos - y Alexis Tsipras - Grecia-Syriza - Líderes Políticos de movimientos de "nueva izquierda" anti-neoliberales y anti-políticas de Austeridad  y contra las políticas de la Troika Europea, el gobierno de las élites político-financiero.
***
La formación de Iglesias, que pretende centrar sus esfuerzos en las elecciones generales, necesita establecer un calendario de hitos para llegar con fuerza a esa cita. En este contexto la dirección de Podemos cree que el resultado de Syriza en los comicios griegos, convocados para el 25 de enero, supondrá de entrada un impulso a su agenda. La primera cita en España llegará menos de una semana después, el sábado 31, con la manifestación en la que Iglesias y los suyos pretenden llenar las calles de Madrid bajo el lema La marcha del cambio. No obstante, los principales dirigentes de Podemos, todos ellos politólogos o expertos en ciencias sociales, saben que ese cambio que propugnan en España puede verse condicionado a medio plazo por la repercusión internacional de un hipotético Gobierno de Tsipras, favorito según los sondeos, y las estrategias que adopten La Moncloa y el PSOE. “España no es Grecia”, defiende Íñigo Errejón.Somos la cuarta economía de la UE y nuestra capacidad de negociación es mayor. También son diferentes las condiciones institucionales, sociales y económicas”, señala el secretario de Política de Podemos, quien advierte de que “las campañas del miedo ya las sufrieron otras opciones políticas en el pasado”. Errejón cita el caso del PT de Lula y Dilma Rousseff: “Hoy Brasil, con todas sus dificultades, crece al tiempo que redistribuye, en un ciclo virtuoso que para las élites siempre es imposible hasta que sucede”. Podemos confía así que en que el principal efecto de las elecciones griegas consista en demostrar que es posible oponer resistencia a las políticas de la troika desde un Ejecutivo europeo.
/////



Miles y miles de simpatizantes de Podemos cubren la plaza Puerta del Sol, de la capital española. donde antes nació el M-15, los Indignados contra la crisis estructural y por una Nueva Democracia. Ahora, Podemos el  sábado 31 de enero del 2015, asume la lucha política por la Nueva España. Su objetivo político ganar la elecciones en la capital:Madrid.

***

MASIVA MUESTRA DE FUERZA DE PODEMOS EN ESPAÑA.

Unas 300.000 personas coparon la Plaza del Sol en Madrid para escuchar a Pablo Iglesias.

*****
En la marcha del cambio iglesias acusó al gobierno conservador de corrupción y aseguró que va a ganar las próximas elecciones presidenciales. por su parte, Rajoy se refirió a los manifestantes como “unos tristes”.

Página /12 domingo 1 de febrero del 2015.

Cientos de miles de personas colmaron ayer la plaza Puerta del Sol de Madrid, en una demostración de fuerza del movimiento de izquierda Podemos de cara al año electoral. Dirigiéndose a la multitud de la llamada Marcha del Cambio, el líder de la formación, Pablo Iglesias, acusó al gobierno conservador de Mariano Rajoy de corrupción y aseguró que va a ganar las próximas elecciones presidenciales, que deben celebrarse antes del 20 de diciembre próximo. Por su parte, el presidente español se refirió a los manifestantes como “unos tristes”.

La multitud se congregó, a partir del mediodía, en la plaza de Cibeles, en Paseo del Prado, y desde allí se dirigieron unas diez cuadras por la calle Alcalá hasta llegar a Puerta del Sol. Los manifestantes vinieron no sólo de la capital sino desde distintos puntos del país. La gente portaba banderas españolas y griegas, por el triunfo de la izquierda de ese país en las elecciones del domingo pasado, además de numerosas pancartas entre las que se destacaba una enorme con el lema: “Políticos, el pueblo ha despertado”.
Entre gritos de “El pueblo unido jamás será vencido” o “Casta volvemos, somos Podemos”, miles de familias, jubilados y jóvenes, avanzaron hacia la Puerta del Sol, donde Iglesias fue el principal protagonista. “Es emocionante ver a un pueblo sonreír y hablar con voz de gigante”, fueron sus primeras palabras a una multitud emocionada. “Soñamos con un país mejor, pero no hemos llenado la Puerta del Sol para soñar sino para hacer realidad nuestro sueño en 2015”, subrayó.

“El viento de cambio empieza a soplar en Europa y a los españoles nos toca ser protagonistas de nuestra propia historia. ¿Quién decía que no se puede? ¿Quién decía que un gobierno no puede cambiar cosas? En Grecia se ha hecho más en seis días que otros gobiernos en años”, afirmó Iglesias con la actitud de quien ya se encuentra en campaña.

Además, Iglesias lanzó críticas al actual gobierno español. “Las políticas de Rajoy no crean empleo, reparten miseria, ¿eso es recuperación? Las políticas de austeridad han dividido nuestro país en dos, los que han ganado y los que están peor que antes: los de arriba y los de abajo. Al cambio, los de arriba lo llaman experimento y caos, los de abajo, lo llamamos democracia”, aseguró el político español ante la ovación de la multitud.

Sin embargo, Iglesias no sólo atacó a sus adversarios sino que explicó algunas propuestas e ideas que defiende su formación. Con la victoria del partido de izquierda Syriza y de Alexis Tsipras en Grecia aún caliente, el político español instó a los manifestantes a mirar hacia el país heleno para corroborar que se abrió una grieta y que hay que aprovechar el momento histórico para forjar el cambio. En línea con las políticas que sostiene el recientemente electo presidente griego, el dirigente español dijo que para salir de la crisis es necesario reestructurar la deuda de forma rigurosa, honesta y solvente acorde con la cuarta economía del euro, que es España. También prometió garantizar las pensiones, planes de ayuda a las pymes y una reforma en el modelo energético.

“Presidente”, “Presidente”, coreó la muchedumbre –300.000 según mediciones realizadas por la organización–, que aclamó a Iglesias en el mismo escenario donde hace casi cuatro años nació el movimiento de los indignados españoles, que rechazaba los liderazgos así como a los partidos políticos, a los que culpaban de la sangría provocada por las políticas de austeridad neoliberales implementadas en el país.

“Aquí hacen falta quijotes, no permitamos que compren y vendan la dignidad y la belleza, el derecho a tener escuelas y hospitales no se vende. Nuestra patria no es una marca, es la gente, han querido humillar a nuestro país con esta estafa que llaman austeridad. No somos una marca, somos un país de ciudadanos, soñamos como Quijote pero nos tomamos muy en serio nuestros sueños”, afirmó Iglesias ante la euforia de los manifestantes que aplaudieron ante las declaraciones del político español. El número dos de Podemos, Iñigo Errejón, resumió la filosofía de la marcha: “Demasiado hemos protestado sin que nadie nos escuchara. Venimos a celebrar que en el año 2015 la gente va a recuperar la soberanía y la gente va a recuperar nuestro país”. Antes de comenzar el recorrido, Errejón apuntó en dirección a Rajoy, al mencionar que esa marcha que empezaba ayer en Cibeles, terminará en La Moncloa, en referencia al edificio que acoge la sede del gobierno de España.

Por su parte, el secretario de Participación de Podemos, Luis Alegre, expresó que las fotos tomadas van a verse en los manuales de historia. “Vamos a poder decir: yo estuve aquí, en 2015, el año en que comenzó el cambio”, se entusiasmó.

Mientras tanto, Rajoy se refirió a la manifestación en su intervención en un acto del PP en Barcelona. “No acepto esa España negra que quieren pintar algunos, porque gracias a ello piensan que van a sustituir a quienes están gobernando y han tenido que afrontar la crisis más dura que ha habido en décadas”, afirmó el mandatario español. “Y no lo van a conseguir”, exclamó Mariano Rajoy refiriéndose, sin citarlo, al partido de Pablo Iglesias. “Son unos tristes que andan diciendo por ahí lo mal que van las cosas”, agregó el mandatario.

Sin embargo, el líder de Podemos se mostró más optimista que el jefe de Estado español. Ya casi en el fin de su discurso, Iglesias agradeció a la multitud por ser ese movimiento popular de cambio y se despidió: “Madrid, Europa, 31 de enero de 2015, podemos soñar, podemos vencer”.


*****