martes, 12 de diciembre de 2017

EN EL CORAZÓN DE LA BESTIA. LA LUCHA DE LOS TRABAJADORES ALEMANES DE AMAZON......

&&&&&


TRABAJADORES DE AMAZON EN ALEMANIA E ITALIA VAN A HUELGA. DEMANDAN MEJORAS SALARIALES. Empleados de media decena de centros de distribución de Amazon en Alemania y uno en Italia iniciaron una huelga en demanda de mejoras salariales. 24 de noviembre del 2017.

Empleados de media decena de centros de distribución de Amazon en Alemania y uno en Italia iniciaron este viernes una huelga en demanda de mejoras salariales, en coincidencia con el Black Friday o "viernes negro", uno de los días de más ventas del año en Estados Unidos. En Alemania, portavoz del sindicato Ver.di, Thomas Voss, dijo que unos 2,500 empleados se fueron a huelga en las instalaciones de Amazon en Bad Hersfeld, Leipzig, Rheinberg, Werne, Graben y Coblenza.

En un depósito cerca de Piacenza, en el norte de Italia, algunos trabajadores abandonaron labores para exigir un "sueldo digno". Desde 2013, el sindicato ha presionado por mayores salarios para unos 12,000 empleados en Alemania, bajo el argumento de que los trabajadores de Amazon reciben sueldos más bajos que los de empleados de otras empresas minoristas y de compras a distancia. Amazon afirma que sus almacenes de distribución en Alemania son centros logísticos y que sus empleados reciben salarios relativamente elevados para esa rama de la economía.

Se prevé que la huelga a corto plazo finalice el sábado. Amazon Alemania defendió su posición afirmando que es un "empleador justo y responsable" que ofrece "empleos atractivos". "Las huelgas no impedirán que cumplamos nuestra palabra con nuestros clientes, ya que la abrumadora mayoría de nuestros trabajadores cumplen normalmente su tarea", dijo la compañía a The Associated Press. La medida de fuerza en Italia tiene, según el dirigente sindical Carmelo Barbagallo, "enorme valor simbólico porque está claro que el progreso, la innovación y la modernidad no pueden venir a expensas de los intereses de los trabajadores".

/////



FORJANDO CULTURA SINDICAL. Empleados de media decena de Centros de Distribución de Amazon en Alemania y uno en Italia, iniciaron esta semana (27 de noviembre del 2017 ) una HUELGA, en demanda de mejoras salariales. en coincidencia con Black Friday o "Viernes Negro" uno de los  días de más ventas en Estados Unidos..
***



EN EL CORAZÓN DE LA BESTIA.

LA LUCHA DE LOS TRABAJADORES ALEMANES DE AMAZON POR UN CONTRATO JUSTO PODRÍA TRANSFORMAR EL SECTOR A ESCALA GLOBAL.

*****

Jorn Boewe y Johanes Schulten.

Rosa Luxenburgo stiftung.

Rebelión lunes 11 de diciembre del 2017.

El sindicato alemán de servicios Ver.di lleva más de cuatro años luchando por un contrato justo en las plantas de distribución de Amazon. La compañía ha sufrido casi 200 jornadas de huelga, la última de ellas con cientos de trabajadores parando al mismo tiempo en diferentes localidades en plenas vacaciones de Pascua. Esta batalla se ha convertido en una de las más duras y prolongadas en toda la historia moderna de los conflictos laborales en Alemania. Y seguramente no acabará pronto.

Los observadores han descrito el conflicto como un desacuerdo sobre la clasificación de Amazon en cuanto a empresa comercial o de operaciones logísticas, lo que determinaría el convenio colectivo al que esta empresa debería adherirse. Si este fuese el caso, el conflicto habría sido seguramente mucho menos intenso y podría haberse resuelto con Amazon uniéndose a la asociación patronal de logística o del comercio. En realidad, el conflicto entre Amazon y Ver.di versa sobre algo mucho más grande: la mayor empresa del mundo de venta por internet básicamente se opone a negociar nada con los sindicatos. Lo que ocurra en Amazon Alemania determinará en última instancia qué o quién dictamina las condiciones de trabajo en toda la empresa: los jefes en solitario o la negociación entre la dirección y la plantilla.

La huelga que secundaron cientos de trabajadores y trabajadoras a principios de 2013 no sólo fue la primera de Amazón en Alemania, sino también la primera huelga en la toda la historia de la compañía. Hasta entonces esta librería convertida en supertienda no había tenido que hacer frente a un sólo paro laboral, en ningún lugar del mundo, y nunca había aceptado involucrarse en ninguna negociación colectiva. La empresa espera que todo siga así, lo cual le da al trabajo que está realizando Ver.di una significación aún mayor: si se gana un contrato justo en Alemania, esto podría ayudar a movilizar a trabajadores y trabajadoras de Amazon por todo el mundo.

Los trabajadores del primer turno que se apostaron en la puerta de la planta de BadHersfeld el 9 de abril de 2013, con sus chalecos amarillo chillón de Ver.di, probablemente no eran conscientes de todas las implicaciones que tendría su acción. En ese momento no estaban luchando por un convenio colectivo. Simplemente pedían mejores salarios. Pero la estructura corporativa de Amazon hace casi imposible que la plantilla se una para arrancar mejoras a la dirección. Cada uno de los ocho centros de distribución presentes en Alemania opera como una compañía independiente. Aunque el mismo holding empresarial radicado en Luxemburgo -uno de los paraísos fiscales más importantes de Europa- es propietario de todos ellos, diferentes direcciones ejecutivas los controlan supuestamente de forma separada. Nadie ha desafiado esta curiosa estructura legal en los tribunales, lo que hace que la negociación colectiva para el conjunto de los 13.000 empleados y empleadas de Amazon, jurídicamente hablando, sea imposible. Aún más, Amazon ha conseguido hasta ahora evitar ser clasificada como una corporación en Alemania, esquivando así por tanto la obligatoriedad de la ley alemana de poseer comités de empresa.

Una actitud muy estadounidense  


Amazon ha reiterado repetidas veces que rechaza aceptar o incluso reconocer cualquier tipo de estructura organizada de trabajadores. La compresión nítidamente estadounidense del papel de las organizaciones sindicales queda patente con claridad: no trata a Ver.di como un grupo de empleados y empleadas propios que han decidido unirse a un sindicato, sino como una sospechosa tercera parte que busca introducir una cuña entre la plantilla y su dirección. Esto, por supuesto, no es cierto. A pesar de las difíciles condiciones -incluidos ataques e intimidaciones por parte de la dirección- los piquetes informativos en BadHersfeld y Leipzig revelan que una activa cultura sindical ha arraigado en estos almacenes. Cultura que es ya difícil de encontrar hoy día incluso en los clásicos bastiones sindicales.

Por supuesto, los trabajadores y trabajadoras organizadas en el sindicato y que participan en los conflictos laborales representan una minoría del conjunto de la plantilla, y afrontan una enorme presión por parte de sus supervisores y también por parte de algunos de sus propios compañeros de trabajo. Sin embargo, muchos centros de Amazon tienen ya grupos sindicales consolidados y con experiencia, que han mostrado ser algo más que meras extensiones del aparato sindical. Las personas del sindicato no se presentan ante los trabajadores como burócratas de oficina, sino más bien como compañeros y compañeras activas, que reclutan nuevos miembros, prestan asesoramiento, organizan, planean y lanzan luchas laborales. Estos enlaces sindicales conectan internamente los centros de trabajo y globalmente las diferentes ubicaciones de la compañía. Disfrutan de una amistosa y productiva relación con Ver.di, pero también enfatizan su independencia. Esto ha conducido a conflictos, ya que los y las activistas a veces esperan más democracia interna de la que la cultura de los grandes sindicatos generalmente permite. Un secretario sindical describe esta situación sin rodeos: “Ver.di está desplegando en Amazon estrategias inspiradas por el concepto estadounidense de ‘organizing’. Esto tiene como resultado una fuerza laboral que a veces quiere mucho más que un sindicato, lo cual no es siempre fácil de asumir por nuestra parte”.
 


Protestas de los empleados - forjando CULTURA SINDICAL - en Amazón en Italia y Alemania, movilizaciones, protestas y Huelgas en el "Corazón de la Bestia".
***

Organizar promueve la autoorganización

¿Cuando empieza la fuerza laboral a reclamar sus intereses colectivos? La teoría sobre la movilización del Sociólogo insdustrial John Kelly sugiere que deben existir varios prerrequisitos: 
primero.- los trabajadores y trabajadoras deben percibir sus condiciones como injustas y -aún más importante- deben responsabilizar a su empleador por ellas y no achacarlas a fuerzas incontrolables como “el mercado” o “la globalización”.  
En segundo lugar se requiere que una organización sindical deba intentar cambiar las cosas en el mismo centro de trabajo. Esto implica, en última instancia, algún tipo de liderazgo que se relacione con los reclamos existentes y proponga posibles soluciones. 

No sabemos exactamente cuándo empezaron los trabajadores y trabajadoras de BadHersfeld a cumplir el primer requisito. Sí sabemos sin embargo que el segundo elemento estuvo ausente durante un tiempo: Ver.di necesitó varios años para empezar a intervenir en el almacén de Amazon. A pesar de que el sindicato tenía una oficina en la localidad, al secretario sindical local le faltaban tiempo y recursos para lidiar con la situación en la planta de Amazon. Esto empieza a cambiar en 2011. El sindicato asignó dos secretarios sindicales a la oficina de BadHersfled, con experiencia en la organización de trabajadores no sindicados, para que se concentrasen durante dos años exclusivamente en esta planta de distribución. Cuando se lanzó la campaña, Ver.di contaba con unos 79 afiliados y afiliadas, de los aproximadamente 3.000 que forman la plantilla en este centro. Aunque el almacén contaba con el típico comité de empresa alemán, este se mantuvo -como la mayoría de los trabajadores- “más bien distante” del sindicato, como lo expresó un secretario local en aquel momento.

En dos años sin embargo la afiliación creció a cerca de mil personas. Los organizadores y organizadoras de Ver.di contribuyeron a establecer una cultura sindical viva y diversa que se ha revelado crucial a la hora de mantener las huelgas año tras año. Las personas que se activaron durante esta campaña no sólo ejercieron presión sobre sus jefes de Amazon sino también sobre su propio sindicato.

Los miembros de Ver.di decidieron mover pieza el 9 de abril de 2013: cerca de mil trabajadores fueron a la huelga en BadHersfeld. Sus colegas de la planta de Leipzig les siguieron a mediados de mayo. Desde entonces Ver.di ha levantado secciones sindicales en casi todos los centros de distribución de Amazon en Alemania, a pesar de que estos varían considerablemente en cuánto a su tamaño. Las ubicaciones más consolidadas como BadHersfeld, Leipzig y Rheinberg tienen una tasa de afiliación sindical de entre un 30 y 50 por ciento. Pero los afiliados en centros más nuevos, como los de Pforzheim o Brieselang, se encuentran en clara minoría. No obstante, en septiembre de 2015 se produjeron huelgas en todos los centros de distribución de Alemania. Sólo la planta de Brieselang -donde la mayoría de la plantilla continuaba teniendo sólo contratos temporales- siguió en normal funcionamiento. En general las huelgas se han estabilizado a un nivel relativamente alto: 18 jornadas de huelga se registraron el primer año, elevándose esta cifra a 26 en 2014. Se hizo huelga 55 días en 2015 y 51 en 2016 (23 en centros individuales y 28 jornadas de paro simultáneo en diferentes localidades).

Límites estructurales.

A pesar de lo impresionante de este avance, Ver.di sigue afrontando enormes desafíos, tanto a la hora de movilizar como de ganar las demandas de la plantilla. Amazon ha demostrado ser una compañía que se mueve inteligentemente y que tiene una gran capacidad para adaptarse. Entiende muy bien cómo sacar provecho de los obstáculos con los que se encuentra el trabajo sindical, utilizándolos en su propio beneficio. Esto quedó en evidencia en el periodo de las navidades de 2013, cuando mil trabajadores de Leipzig y BadHersfeld firmaron una petición en la que se distanciaban tanto del sindicato como de las huelgas. Los medios hicieron circular una declaración de trabajadores que se quejaban de la “negativa imagen pública” que Ver.di estaba extendiendo sobre su empresa empleadora, y donde se acusaba al sindicato además de arengar a los trabajadores “en sus vidas privadas”. Informes creíbles sostienen que la dirección de Amazon apoyo la acción, permitiendo a algunas personas incluso recoger firmas durante el horario laboral. Para Ver.di supuso un verdadero shock darse cuenta de que una parte significativa de la fuerza de trabajo estaba dispuesta a apoyar esa acción. Retrospectivamente, el sindicato debería haber esperado algo así: gran parte de la gente que trabaja en Amazon viene directamente del desempleo o de trabajos precarios en el sector de la logística, el comercio o la construcción. En el sector del comercio, los llamados mini-jobs y otras formas de trabajo a tiempo parcial suman cerca del 50% de todos los puestos de trabajo. Comparativamente, Amazon ofrece varias ventajas: los salarios están por encima de la media regional, se pagan siempre cuando toca y muchos de los puestos son además a tiempo completo. Pero la mayoría de los trabajadores y trabajadoras de Amazon siguen teniendo contratos temporales o vinculados a una campaña concreta, tienen condiciones precarias que les hacen ser menos receptivos a las luchas laborales. Durante la época navideña, por ejemplo, el número de empleados casi se duplica.

  



 Los Empleados de Black Friday, en protesta y movilización en demanda de salarios justos, protesta justo el día del "Viernes Negro" o el día demás ventas.
***

La plantilla de Amazon entiende el poco poder relativo que tiene dadas estas circunstancias. Los contratos temporales son la amenaza siempre presente de la dirección: todo el mundo sabe que los jefes tienen total libertad para extender o no los contratos y, si quieren, pueden usar este poder para castigar a la gente que participe en las huelgas. Además tienen que afrontar la posibilidad de que Amazon externalice sus empleos en Polonia o la República Checa. De hecho, Amazon está abriendo cada vez más esta posibilidad, como muestra su expansión hacia Europa del Este durante los últimos años. Tres centros de almacenaje y distribución abiertos en octubre de 2014: uno en Sady y dos cerca de Breslavia. La Unión Europea subsidió generosamente estos centros y las dos plantas de Breslavia están ubicadas en una zona económica especial donde se pagan bajos impuestos. Amazon tenía ya alrededor de 3.500 personas trabajando en Polonia en el otoño de 2015, además de siete u ocho mil contratos adicionales de temporada para las vacaciones. En 2017 la empresa estableció dos centros más en Polonia, cerca de la frontera con Alemania. Desde 2013 Amazon gestiona un centro de devoluciones cerca del aeropuerto de Praga. Abrió otro centro de distribución muy cerca en otoño de 2015 y comenzó a discutir la apertura de otro más en la ciudad de Brno.

La fuerza de trabajo de Europa del Este acepta salarios bastante más bajos y jornadas laborales bastante por debajo que las de los estándares alemanes. El salario por hora en Polonia está a catorce Zlotys, aproximadamente 3,30 euros. Los turnos son de diez horas y media, con media hora de descanso no pagada, y estructurados en bloques de cuatro días. Hasta ahora Amazon ha mostrado poco interés por expandirse en el mercado doméstico de estos países, sin ni siquiera abrir plataformas de venta específicas para Polonia o la República Checa. En cambio Europa del Este funciona como un centro logístico masivo de bajos costes laborales. Poznan o Breslavia sirven principalmente al mercado alemán y las operaciones en la República Checa funcionan como trampolín para Austria.

Haciendo huelga se consiguen cosas


A pesar de todos estos desafíos, Ver.di ha conseguido mejoras palpables para la plantilla durante los últimos cuatro años, si bien es cierto que la mayoría han sido concesiones de la empresa más que acuerdos legales vinculantes. La dirección decidió finalmente pagar un bonus para las navidades de 2013, el mismo año en que comenzaron las huelgas. Presentaron el escaso bonus de cuatrocientos euros como un “pago voluntario” que los empleados no tenían derecho legal a recibir en última instancia. Las investigaciones muestran también que los sueldos han subido: una comisión de Ver.di estimó que en la planta de distribución de BadHersfeld los sueldos subían un 1% al año antes de que empezara el proceso de organización. Desde que el sindicato entró en escena en 2011, los sueldos suben tres veces más rápido.

El éxito de Ver.di en haberse construido es en sí mismo importante, sobre todo si consideramos que ha luchado durante años para establecer estructuras en los centros de trabajo. Muchos comités de empresa tienen suspicacias hacia los sindicatos o fallan a la hora de desarrollar buenos delegados o delegadas de comité. Las estructuras autoorganizadas -donde los enlaces sindicales reclutan a sus compañeros y compañeras independientemente del comité de empresa- rara vez aparecen. Los comités de empresa están a menudo divididos entre facciones proempresa y prosindicato. Además muchas de las decisiones de comités de empresa acaban en los tribunales, lo que da aún más trabajo a los delegados o delegadas. Muchos responsables locales simplemente carecen del tiempo y las fuerzas para reclutar nuevos miembros. En este contexto Amazon aparece como un tubo de ensayo para la renovación del sindicalismo alemán.

Algunos observadores han argumentado que Ver.di debería dedicar más tiempo a desarrollar su base de afiliados y afiliadas dentro de la compañía antes de continuar con las huelgas. Este llamamiento puede esgrimirse con buenas intenciones pero está claramente fuera de la realidad. Quitando el periodo inicial de organización liderado por el sindicato entre 2011 y 2013, la mayor parte de la afiliación se ha ganado durante las huelgas. Las acciones orientadas al conflicto en el centro de trabajo hacen visibles a los trabajadores y muestran su fuerza al conjunto de la empresa. Como resultado de la ola de huelgas Ver.di ha construido estructuras activas en todos los centros de distribución de Amazon en Alemania, algo insólito en esta rama del sector comercial.

Pensamiento estratégico  

Amazon pertenece a los “cinco grandes” gigantes de internet, junto a Google, Facebook, Apple y Microsoft. A pesar de ser una compañía advenediza, ha hecho seguramente un esfuerzo mayor que las demás para redefinir las condiciones laborales en esta época del capitalismo digital. Amazon opera de forma estratégica y con decisión, centrándose en el cuadro general. Para ganar es necesario que Ver.di haga lo mismo y acabe aliándose con el movimiento obrero internacional. Ha dado ya algunos pasos en esta dirección, como por ejemplo haciendo de referente alemán en las acciones coordinadas en Amazon organizadas por el UNI Global Union. Estas iniciativas requieren tiempo para desarrollarse, pero Ver.di puede seguir empujando las cosas hacia adelante por su cuenta en Alemania.

La campaña necesita desesperadamente un equipo de planificación a escala del conjunto de la compañía. Amazon no es sólo un comerciante de venta por correo, es también una compañía de logística, una corporación mediática, proveedora de nuevas tecnologías y que manufactura hardware y software. La compañía pronto operará sus propias líneas aéreas y navales. De hecho, la actividad global de Amazon puede ser encuadrada en seis de las trece áreas de responsabilidad con las que cuenta Ver.di. Pero el sindicato dedica demasiado poco tiempo a coordinar su estrategia. Podría hacer presión a través de las empresas en las que todavía rigen estándares de negociación colectiva. Por ejemplo, Ver.di podría apoyar la lucha en DHL, la enorme compañía alemana que se encarga de la mayoría de los envíos de Amazon en Alemania.

Ver.dí es el sindicato alemán con una experiencia mayor en procesos de organización de base. Se apoya en una rica y variada historia. Durante la década de los noventa, forzó a las cadena de droguería alemana Schlecker a pagar salarios regidos por un convenio colectivo y a aceptar los comités de empresa en sus establecimientos. La campaña del sindicato en Lidl de 2004, organizada junto a otras organizaciones progresistas como Attac, tuvo resultados buenos y malos. Aunque se falló a la hora de organizar comités de empresa a lo largo y ancho de toda la compañía, se mejoraron las condiciones de trabajo y los salarios considerablemente. El “Libro negro de Lidl” publicado por Ver.di, puso el foco de atención internacional sobre las condiciones de trabajo injustas e ilegales que existían en Lidl.

Hasta ahora Amazon ha conseguido ampliamente disipar el impacto de las huelgas, derivando los pedidos a centros que no hacen huelga o simplemente encontrando suficientes trabajadores y trabajadoras dispuestas a hacer de esquiroles en sus propios lugares de trabajo. Como respuesta, Ver.di y sus miembros han adoptado “formas de acción alternativas” de cara a perturbar el funcionamiento de la compañía de una forma más efectiva. Trabajadores y trabajadoras han conseguido lanzar huelgas sorpresa en múltiples lugares al mismo tiempo. Esta táctica hace que sea más difícil para Amazon el desvío de las operaciones a otro lugar, ya que no saben dónde va a realizarse la huelga y, para cuando lo consigue, es ya demasiado tarde.

Los activistas en las plantas de distribución han estado cuatro años ganando experiencia en la lucha laboral y tienen más que suficientes ideas para continuar esta batalla. El sindicato aún tiene varios ases en la manga. Sólo necesita saber cómo jugarlos.

*****

Este artículo está basado en el estudio “La larga lucha de los empleados de Amazon”, escrito por los autores y encargado por la Fundación Rosa Luxemburg. La edición alemana fue publicada por primera vez en diciembre de 2015 y está ahora en su tercera edición. La traducción al inglés apareció en marzo de este año. Un pdf gratuito del estudio está disponible en este enlace.

Traducción: Miguel Sanz Alcántara para la Fundación Rosa Luxemburg (Alemania)

*****

lunes, 11 de diciembre de 2017

ARGENTINA: TRAICIÓN A LA NACIÓN O PREVARICATO DE LOS JUECES?

&&&&&


CRISTINA KIRCHNER: JUEZ ORDENÓ ARRESTO DE LA EX PRESIDENTA DE ARGENTINA POR TRAICIÓN A LA PATRIA.- El Gobierno del sr. MACRI, ante su fracaso total, en dos años de gobierno no sabe cómo salir del atolladero en el que se encuentra, en especial como consecuencia de la profundización de la crisis económica,- imposición de las viejas recetas neoliberales de  los 90’ - sus política de “reforma laboral”, ataque a  pensiones de los Jubilados, aumento incesante del costo de  vida, pago ilegal a los capitalistas buitres,  persecución y cárcel a las Mujeres ,  y ahora redondea su infeliz “rodeo” acusando a Cristina de Kirchner, de “traición a la patria”. Utilizó pata ello “jueces prevaricadores” como sustenta en el presente DOCUMENTO  el Dr. Raúl  ZAFFARONI. Sin embargo, tenemos la información a continuación:
Cristina Kirchner se le acusa de traición a la patria por haber firmado en 2012 un pacto con Irán. ¡Aquí los detalles! La justicia de Argentina  ordenó el desafuero y arresto de la ex presidenta y senadora Cristina Kirchner (2007-2015) por el delito de presunto encubrimiento de iraníes acusados por el atentado a una mutual israelita (AMIA) que causó 85 muertos en 1994. La orden del juez federal Carlos Bonadío también incluye a su ex canciller, Héctor Timerman, y a otros ex funcionarios de su gobierno.

A Cristina Kirchner se le acusa de traición a la patria por haber firmado en 2012 un pacto con Irán que buscaba indagar en Teherán u otro país a ex altos funcionarios iraníes acusados del atentado. Cristina Kirchner acaba de jurar como senadora de Argentina, tras resultar elegida en las elecciones legislativas de octubre, y asumirá el cargo el próximo 10 de diciembre. El pedido del juez deberá primero ser sometida a un proceso de desafuero en el Congreso para lo cual se requiere que el gobierno del presidente Mauricio Macri incluya ese pedido en una convocatoria a sesiones extraordinarias.

El pedido deberá ser tratado por la Cámara Alta donde requerirá para ser aprobado el apoyo de dos tercios de los presentes.  La causa que investiga Carlos Bonadío fue abierta a raíz de una denuncia del fiscal Alberto Nisman presentada cuatro días antes de morir, el 18 de enero de 2015. Este jueves también fue arrestado en su casa de Río Gallegos, en la provincia austral de Santa Cruz, el ex secretario de Legal y Técnica de la ex presidenta, Carlos Zannini, mano derecha de Cristina Kirchner.

/////





ARGENTINA: TRAICIÓN A LA NACIÓN O PREVARICATO DE LOS JUECES?

El más prestigioso jurista argentino analiza la historia, alcance jurídico y límites de la “traición a la patria”, figura por la que fue procesada la ex presidenta Cristina Kirchner.

*****

Por E. Raúl Zaffaroni *


Página /12 domingo 10 de diciembre del 2017.


1 La manipulación del concepto de traición. El crimen de traición, en todo autoritarismo, totalitarismo o absolutismo, desde la Roma imperial y aún antes, fue el pretexto que se usó para perseguir y dar muerte a todos los opositores y molestos al autócrata de turno1.

Nuestra Constitución, desde 1853, tomó los recaudos necesarios para que nadie en la Nación Argentina pueda manipular a su antojo este concepto, como garantía de republicanismo. Veamos cómo lo hace.

2 La pena de los traidores a la Patria del art. 29. La Constitución Nacional se refiere a los traidores a la Patria en el artículo 29º: “El Congreso no puede conceder al Ejecutivo nacional, ni las Legislaturas provinciales, a los gobernadores de provincia, facultades extraordinarias, ni la suma del poder público, ni otorgarles sumisiones o supremacías por las que la vida, el honor o las fortunas de los argentinos queden a merced de gobiernos o persona alguna. Actos de esta naturaleza llevan consigo una nulidad insanable, y sujetarán a los que formulen, consientan o firmen a la responsabilidad y pena de los infames traidores a la patria”. 

Como es obvio, esto no tiene nada que ver con el frustrado acuerdo con Irán, porque es de sobra sabido que históricamente se incluyó este artículo para fulminar de nulidad cualquier intento de reiterar la ley que otorgó a Rosas la suma del poder público. 

3 La traición a la Nación del art. 119. Como en el caso del frustrado acuerdo con Irán para nada entra en juego el artículo 29º, queda claro que se procesa hoy conforme al artículo 119º, que se refiere a la traición a la Nación : “La traición contra la Nación consistirá únicamente en tomar las armas contra ella, o en unirse a sus enemigos prestándoles ayuda y socorro. El Congreso fijará por una ley especial la pena de este delito; pero ella no pasará de la persona del delincuente, ni la infamia del reo se transmitirá a sus parientes de cualquier grado”.  

4 No fue lo que la fusiladora aplicó a Perón. Es necesario aclarar esto porque suele confundirse todo y afirmarse que encuentra su antecedente en la dictadura de 1955 y que le fue aplicada al Tte. Gral. Juan Domingo Perón. 

Esto no es verdad: el procesamiento resuelto en mayo de 1956 por el juez de facto Luis Botet contra Perón y legisladores peronistas, no se refería al actual artículo 119º, sino que arañaba su pretendido fundamento jurídico en el artículo 29º de la Constitución y no en el 119º actual 2.   

5 El art. 119º es una garantía constitucional. Pero el artículo 119º –que es el que se esgrime ahora– se estableció en la Constitución de 1853 como una garantía de origen iluminista y liberal, ubicándolo como última disposición de los preceptos del rubro Atribuciones del Poder Judicial. Su texto y ubicación provienen de la Constitución norteamericana 3 y su inclusión bajo este título es significativa, pues se dirige primeramente a los jueces, sin perjuicio de hacerlo –obviamente– también al legislador ordinario. 

6¿Qué quiso el constituyente norteamericano? En la Constitución de 1949, Sampay respetó el texto histórico, pero lo reubicó correctamente en el rubro Derechos, deberes y garantías de la libertad personal. La ubicación actual, se explica por las razones históricas del modelo norteamericano. 

En efecto: el legislador constitucional norteamericano 4 quiso evitar con esta disposición que se impute cualquier delito (o no delito) como traición a la Nación, como hacía el derecho inglés, que colgaba lords con generosidad en las torres de Londres. 

7 ¿Por qué se dirige en especial a los jueces? La razón por la cual el artículo se dirige primeramente a los jueces proviene –justamente– de esas arbitrarias extensiones del concepto por parte de los jueces en la jurisprudencia británica. Recuérdese que en el derecho constitucional inglés, apenas en el siglo pasado se declaró formalmente cancelada la potestad judicial –del common Law– de crear tipos penales. 


 
8 Se apoyaba en Blackstone y en Montesquieu. En el derecho constitucional norteamericano pesaron, nada menos que las palabras de Blackstone apoyado en Montequieu: Este crimen es el más grave que un hombre pueda cometer, considerado como miembro de una sociedad. “Basta –dice Montequieu– que el crimen de lesa majestad sea vago, para que el gobierno degenere en despotismo”. Y sin embargo la vieja ley común deja al arbitrio de los jueces una gran latitud para determinar lo que es o no es traición; con lo cual da a la creación de los príncipes tiranos el medio para generar una amplia lista de crímenes de traición, es decir, de convertir, mediante interpretaciones arbitrarias y forzadas, en crímenes de traición y punibles como tales, delitos que jamás se habría supuesto ser de esta naturaleza 5. 

9 ¿Qué había escrito Montesquieu? Si alguna indicación faltaba para verificar que la definición precisa de la traición a la Nación es una garantía que se remonta al Iluminismo, basta la cita de Montesquieu a la que remite Blackstone: Las leyes de China –escribe Montesquieu, eludiendo hablar así de las de Francia– mandan que quien falte el respeto debido al emperador sea castigado con la muerte. Como no definen en qué consiste esa falta, cualquier cosa puede dar pretexto para quitarle la vida a una persona a quien se tenga mala voluntad, y para exterminar a una familia entera. El capítulo que así comienza se cierra con la frase lapidaria que cita Blakstone: C’est assez que le crime de lèse-majesté soit vague, pour que le gouvernement dégénère en despotisme. Seguidamente agrega: Es un violento abuso dar el nombre de lesa majestad a un acto que no lo sea 6 .

10 En la garantía argentina pesó la historia nacional. El constituyente argentino de 1853 copió a la letra esa disposición, no sólo movido por el origen iluminista y por el modelo de los Estados Unidos –y menos por puro afán de imitación– sino ante todo por la triste experiencia nacional durante nuestras luchas y guerras civiles, que dan cuenta de numerosas ejecuciones. 

Cabe observar que la garantía del artículo 103º histórico es el complemento necesario de la prohibición de pena de muerte por causas políticas, obviamente inspirado también en la sangrienta experiencia nacional y consagrado en el artículo 18º: si el legislador ordinario –o el juez por vía interpretativa– pudiesen considerar cualquier delito como traición a la Nación, todo delito político (rebelión, sedición, etc.) hubiese podido caer bajo esa arbitraria calificación y, por ende, se hubiese habilitado un fácil expediente para burlar la prohibición del artículo 18º, incurriendo la Constitución en autocontradicción. 

11 La claridad de Joaquín V. González. Entre los constitucionalistas argentinos, quien se expresó con meridiana claridad a este respecto fue Joaquín V. González: En cuanto al delito en sí –escribe–, la Constitución quiere que no esté jamás en el arbitrio del legislador ni de los jueces el definirlo, como ocurrió en Inglaterra en la época en que la justicia fue instrumento servil del despotismo del Parlamento o de los Reyes, pues, el primero clasificaba de traición los hechos menos criminosos de los súbditos para someterlos a la última pena; y los segundos, con su poder arbitrario de decidir qué actos eran o no traiciones prestábanse a satisfacer las más criminales venganzas de los príncipes 7. Por si alguna duda cupiese, cita a Blackstone. 

Según este autor, la Constitución rechaza la arbitrariedad practicada en nuestra historia, que confundía la traición con los delitos comunes de rebelión, sedición, resistencia a la autoridad y otros menos graves, por lo que la Constitución ha limitado el poder de la ley a los términos de su propia definición para evitar que ni ella, ni los jueces puedan nunca ultrapasar los límites marcados, y fijando una línea clara de división entre los poderes de legislar y los de administrar justicia 8.

12 La unanimidad de nuestros constitucionalistas. Queda claro que desde 1853 –conforme a la opinión doctrinaria de todo nuestro constitucionalismo 9– el derecho constitucional argentino no admite que se considere penalmente responsable por traición a la Nación a ninguna persona que no incurra en el tipo constitucional del actual artículo 119º, como garantía que tiene por objeto la prevención de las brutales represiones en las rivalidades de nuestra organización.   

Se trata de un mandato constitucional a los jueces y legisladores. Desde el punto de vista penal, la ley ordinaria lo completa como tipo señalando la pena legal, pero no puede alterar la definición de la conducta que la Constitución le manda. 

13 La Constitución prohíbe la integración analógica de la definición del art. 119º. En nuestro derecho escrito, la voz únicamente (el only del texto norteamericano) prohíbe a los jueces argentinos cualquier integración analógica respecto de la fórmula constitucional, so pretexto de interpretación extensiva. 

En síntesis: la Constitución expresa como garantía para todos los ciudadanos que la traición a la Nación es lo que su texto dice en términos estrictos y nada más. Cuando la Constitución emplea la palabra “únicamente” al definir en qué consiste la traición, ha expresado… su voto porque la justicia argentina no se convierta en auxilio de la opresión10.    



14 Los penalistas también son unánimes. El penalismo nacional de todos los tiempos es unánime y aún más contundente e insistente que el constitucionalismo, cuando de afirmar la naturaleza de garantía del artículo 119º constitucional se trata, señalando por la pluma de todos los penalistas que le está prohibido al legislador extender el tipo de la Constitución. 

El artífice del código de 1921 lo expresó claramente, reiterando lo que con anterioridad habían afirmado Rivarola, Piñero y Matienzo en el proyecto de 1891 11: El Congreso Nacional no puede en esta materia usar la amplitud de facultades con relación a la casi totalidad de los otros delitos, pues por excepción y como lo ha hecho en contados casos, la Constitución ha dicho cuándo existe el delito de traición 12. Destaca el carácter de garantía contraponiendo la definición constitucional con la arbitrariedad de las leyes de Partida13.

15 Discutieron incluso si es “o” o “y”. En cumplimiento de la Constitución, la ley 49 de 1863 quiso precisar los actos de traición 14, pero la tradición a partir del proyecto Rivarola-Piñero-Matienzo de 1891 15 reprodujo la letra constitucional, agregando sólo agravantes. Más tarde se discutió si la expresión ayuda o socorro del artículo 214 del código penal era o no constitucional, pues la Constitución exige ayuda y socorro. 

Se sostuvo que la alternativa en lugar de la conjunción importaba extender la fórmula constitucional, aunque otros opinaron que siempre que hay una se presenta el otro y viceversa, por lo que no se alteraría la extensión 16. Soler afirmaba que tienen importancia esa y otras diferencias 17, en tanto que Núñez sostiene que se trata de una garantía, y si el artículo 214º del Código penal no se aviene con el artículo 119º constitucional, debe prevalecer la fórmula de la Constitución 18. De cualquier manera, todos coinciden en su naturaleza de garantía y en la consiguiente inadmisibilidad de cualquier extensión de la fórmula legal, centrándose la discusión sólo en saber si la hay o no en la ley. 

16 Todos requieren que haya guerra internacional; desde el propio Rodolfo Moreno (h). El tipo objetivo del delito de traición contiene un elemento de delimitación temporal: la opinión unánime de la doctrina penal argentina exige que este delito se cometa en tiempo de guerra internacional. 

Así lo expresó el propio Rodolfo Moreno (hijo) con meridiana claridad conceptual: Este delito entre nosotros no puede cometerse en tiempo de paz. Para que exista se requiere: o que se tomen las armas contra la Nación, o que se unan los agentes a los enemigos de la misma. Tomar las armas contra la Nación es hacerle la guerra, y unirse a los enemigos supone ese estado, pues la República no los tiene durante la paz 19. 

En términos análogos se expresan todos los penalistas argentinos. Omitimos la transcripción textual de sus opiniones en homenaje a la brevedad, pues para todos se trata, prácticamente, de una obviedad 20.

17 Nunca estuvimos en guerra con Irán. Nunca la República Argentina estuvo en guerra con Irán; tampoco se preparó para producir una situación bélica, para atacar a Irán, jamás hubo un estado de guerra formal ni informal. 

Si bien es muy discutible, aún dando por cierto –sólo, como se dice en latín, ad effectum probandi– que el horrible delito cometido en nuestro territorio haya sido un acto bélico, ser víctima de una agresión no significa una guerra, sino, en último caso y conforme al derecho internacional, dicha agresión habilita al estado agredido a llevar adelante una guerra defensiva, pero esto nunca lo hizo la Nación Argentina, sino que se limitó a seguir los pasos procedentes conforme al derecho internacional, reclamando la extradición de los eventuales responsables.

18 La explicación de Creus. Esta situación la previó claramente en su obra Carlos Creus, mucho antes del espantoso crimen cometido en nuestro país, cuando este autor no podía tener para nada en cuenta la imputación que dio lugar a la insólita decisión actual, pues el crimen se cometió cuando el querido profesor de Santa Fe ya no estaba en este mundo.     

Cabe citarlo por extenso porque es clarísimo: Pero no constituye guerra internacional el ataque restringido a personas o grupos de nacionales en el país o en el extranjero (que puede ser motivo de una guerra, pero que no lo es todavía, salvo que se realice dentro del marco prospectivo de un conflicto bélico internacional). La guerra internacional existe cuando se ha declarado formalmente, según las disposiciones constitucionales y el derecho internacional, o cuando se han producido hostilidades que ya importan la guerra, aunque no se la haya declarado formalmente (el Código de Justicia Militar fija también, como término inicial, el “decreto de movilización para la guerra inminente” –ver artículo 882– pero allí no hay todavía guerra internacional) y termina cuando se ordena el cese de las hostilidades, aunque permanezca vigente el estado de guerra hasta la celebración formal de la paz. El delito sólo se puede dar entre el comienzo y el final de la guerra 21.

19 No hubo ningún preparativo de guerra. La Argentina ni siquiera emitió el decreto de movilización, como lo preveía el derogado Código de Justicia Militar –vigente al tiempo en que se produjo el crimen– con motivo de la agresión sufrida. Menos aún hubo hostilidades por parte de nuestro país respecto de Irán, pues incluso se siguieron manteniendo las relaciones diplomáticas. Ser agredido no significa guerra, sino sólo victimización: no hay guerra si no hay dos partes en guerra. 

20 No hubo guerra defensiva ni preparación de ésta. El derecho internacional legitima la guerra defensiva en forma análoga a la legítima defensa del derecho penal, pero si quien sufre la agresión ilegítima no actúa, no hay conducta defensiva que justificar: sólo queda la agresión ilegítima. Recibir un puñetazo no es una riña: quien lo recibe tiene derecho a responder con otra violencia y en ese caso habría una riña, pero si decide no responder y pedir auxilio a la policía, sólo queda la agresión ilegítima. La riña y la guerra requieren que haya dos ejerciendo violencia.  

21 Síntesis jurídica de lo anterior. Como síntesis jurídica de lo anterior, cabe afirmar lo siguiente: (a) El concepto de traición es constitucional y no puede extenderse más allá de la definición del actual art. 119º.  (b) La pretensión judicial de ampliar la definición constitucional importa una vuelta al despotismo premoderno, prohibida por la Constitución. (c) La disposición constitucional se dirige directamente a los jueces, para prevenir su integración analógica jurisprudencial. (d) El artículo 119º constitucional es una garantía conforme a la opinión jurídica nacional unánime, incluso históricamente reafirmada con la reubicación del texto en 1949. (e) El constitucionalismo y el penalismo argentinos lo sostienen como una obviedad, sin que haya autor nacional que haya sostenido otra cosa. (f) Igualmente obvio es para toda nuestra doctrina jurídica el presupuesto de una guerra o el hecho de confrontación bélica. (g) La Nación Argentina nunca declaró la guerra a Irán ni se preparó para defenderse bélicamente. (h) Haber sido agredido no significa estar en guerra, sino sólo ser víctima de una agresión. 

22 Síntesis política e histórica. Lo jurídico no surge de la nada, sino que tiene raíces históricas y políticas. En este sentido, es dable observar que las disposiciones de nuestros artículos 18º (prohibición de pena de muerte por causas políticas) y 119º (definición limitativa constitucional de la traición), son históricamente complementarias, pues tienen como objetivo claro la prohibición de confundir los delitos políticos con la traición, instalando de este modo un obstáculo constitucional fortísimo a cualquier vuelta a los sangrientos episodios del siglo XIX.  

Conforme a la sangrienta enseñanza de la historia, la Constitución ha consagrado la prohibición de que nadie –al calor de cualquier circunstancia– vuelva a tocar la estricta definición de traición a la Nación, sabiamente limitada desde 1853, porque implicaría abrir las compuertas a las venganzas políticas ilimitadas y a la legitimación de la guerra civil. 

23 En este caso no hay disidencia doctrinaria ni jurisprudencial. Si bien es cierto que en el campo jurídico muchas veces es verdad lo de la media biblioteca, hay otros supuestos en que ni el más mínimo folleto amarillento y olvidado en el fondo del último anaquel sostiene lo que se afirma, es decir, en que la ley es clara y no median objeciones constitucionales ni internacionales y tampoco admite interpretaciones diferentes. Este es uno de los raros casos en que todos estamos de acuerdo y lo estuvimos desde 1853 hasta la fecha.

24 ¿Es imaginable que los jueces integren analógicamente la definición? En los últimos tiempos pareciera a veces que hay jueces que deciden lo que creen que tienen poder para hacer, sin detenerse ante ningún límite constitucional: la medida de sus decisiones es la de su poder mediático. No obstante, esto no se ha generalizado del todo. 

Llegamos aquí al punto de quiebre de nuestro Estado de Derecho: esta es la prueba de fuego. El art. 269 del Código Penal conmina pena de multa e inhabilitación absoluta perpetua (y de tres a quince años de prisión si es en sentencia penal) al juez que dictare resoluciones contrarias a la ley expresa invocada por las partes o por él mismo. Se trata del delito de prevaricato de los jueces. En este caso, la ley es expresa conforme a la clara voluntad del legislador, y nada menos que del constituyente y, además, dirigida en particular a los jueces. 

25 Sólo con prevaricato puede sostenerse la existencia de una traición a la Nación. El únicamente (only del modelo original) no deja lugar a dudas. No hay discusión doctrinaria ni jurisprudencial, no hay antecedente alguno que permita la integración analógica del artículo 119º constitucional, no hay razón histórica ni doctrinaria que avale ese abuso de la jurisdicción, nada autoriza a considerar que un delito o una agresión es una guerra, no pudo haber guerra con un país con el cual se mantenían relaciones diplomáticas, sólo hay letra expresa de la ley que no deja lugar a dudas. Apartarse de esa letra, integrar el concepto, asimilar un delito o una agresión a una guerra, es caer en una integración analógica que viola la letra expresa y, por ende, cae en el tipo de prevaricato judicial.  

26 ¿Será nuestro Poder Judicial prevaricador? Esperamos que eso no suceda. No creemos que los jueces de segunda instancia, los de casación, los ministros de la Corte Suprema, todos, estén dispuestos a caer en el prevaricato, violando la letra expresa, clara, jamás discutida, del artículo 119º de la Constitución Nacional. Eso importaría la quiebra total del Estado de Derecho, su Poder Judicial caería como un castillo de naipes. Hasta el revanchismo tiene límites, y lo peor es que genera contrarevanchismo, difícil de contener cuando el anterior es desmesurado.

Existen diferencias interpretativas en muchas materias y el debate judicial interno es sano. También hay vicios, no sanos pero tampoco delictivos, pero cuando la conducta cae directamente en un tipo penal, la cuestión toca el límite, pasado el cual sólo queda el poder desenfrenado, el revanchismo y el contrarevanchismo. 

27 Lo inimaginable. Puede ser que nos equivoquemos, pero apostamos a que esto no sucederá. Nos resistimos a imaginar a los jueces argentinos de todas las instancias que deberán intervenir afirmando que el art. 119 constitucional puede ser integrado por ellos, ampliado, ignorando el únicamente de la ley suprema, el only de la fuente histórica, subestimando la prohibición de pena de muerte por causa política, olvidando el pasado sangriento, quemando los libros de todos los juristas de nuestra doctrina de todos los tiempos e ideologías. Nuestra imaginación no llega a tanto, el abuso del poder no puede superar ese límite infranqueable. ¿Habrían  perdido los jueces el sentido de la temporalidad? ¿Estarían alienados, olvidando que nada hay eterno en este mundo? ¿No recordarían, los que creen en Dios, que es lo único eterno? Nos resistimos a imaginarlo. 

28 Nuestro Poder Judicial no es prevaricador. Parafraseando un dicho conocido, apostamos a que aún quedan jueces en la Argentina, que nuestro Poder Judicial estará maltrecho, tendrá defectos, pero que no es prevaricador, que conserva en el fondo –aunque a veces sea difícil percibirlo– un cierto sentido de la medida de las cosas, que no en vano pasaron por alguna universidad, que algo les enseñaron los que escribieron todos nuestros libros de derecho constitucional y penal, que no carecen de cierta intuición política de sus límites y que, al margen de todo eso y en función de su tradicional instinto de conservación, saben que no deben ultrapasar cierta frontera o, como dijo alguien hace ya muchos años, que pueden acompañar hasta la puerta del cementerio, pero no entrar. Esperamos no equivocarnos. 


*****

* Profesor Emérito de la UBA.

1 No es menester ir muy atrás en la historia para recordar el Volksgericht o tribunal del pueblo alemán, presidido por un terrible payaso disfrazado de juez, Roland Freisler, que asesinó a miles de personas en muy breve tiempo, manipulando el concepto de deslelatad (Untreue), íntimamente ligado a la comunidad del pueblo (Volksgemeinschaft), como esencia del irracionalismo jurídico nazi. Este asesino togado murió aplastado por una viga durante un bombardeo a Belín en 1945, aferrado a los papeles con que pensaba condenar a una persona que luego resultó absuelta. V. en castellano: Helmut Ortner, El verdugo Roland Freisler, Un asesino al servico de Hitler, Barcelona, 2010.

2 Invocaba los artículos 20º y 33º de la Constitución de 1949, vigentes al tiempo de dictarse esa resolución, pues aun la dictadura no la había derogado.

3 Es clara la traducción casi textual del modelo: Article III, Section III, Treason against the United States, shall consist only in levying war against them, or in adhering to their enemies, giving them aid and comfort. … The Congress shall have power to declare the punishment of treason, but no attainder of treason shall work corruption of blood, or forfeiture except during the life of the person attained   (Nathaniel c. Towle, A History and Analysis of the Constitution of the United States, Boston, 1861, p. 196). Sec. III, 1. La traición contra los Estados Unidos consistirá solamente en tomar las armas contra ellos, o en unirse a sus enemigos dándoles ayuda y socorro. … 2. El Congreso tendrá facultad para designar el castigo de la traición; pero ninguna sentencia por traición producirá corrupción de la sangre o confiscación, sino durante la vida de la persona sentenciada (tal la traducción de Florentino González, Lecciones de derecho constitucional, Bs. As., 1869, p. XII del apéndice). No obstante, el texto norteamericano dio lugar a que se considerase esta posibilidad en caso de guerra civil, lo que con toda razón los autores argentinos rechazan expresamente, limitando su marco temporal a la guerra internacional (cfr. Sebastián Soler, entre otros, Derecho Penal Argentino, Bs. As., 1992, T. V, p. 17). 

4 Cfr. Calvo, N. A./ Paschal, G.W., Anotaciones a la Constitución de los Estados Unidos (por G. W. Paschal) y concordancias con la Constitución Argentina, Bs. As. 1888, T. II, p. 369; Paschal, Jorge W., La Constitución de los Estados Unidos explicada y comentada, trad. De Clodomiro Quiroga, Bs. As., 1888, p. 516; Roscoe Lewis Ashley, The American Federal State, New York, 1908, p. 280.

5 W. Blackstone, Commentaires sur les lois anglaises, avec des notes de M. Ed. Christian; traduit de l’anglais sur la quinziéme Edition par N. M. Chompré, París, 1823, tomo Vº, p. 316. Blackstone recuerda seguidamente el caso en que un caballero del condado de Hertford, fue condenado por alta traición por retener a un servidor del rey para cobrarle compulsivamente una deuda en tiempos de Guillermo III.

6 Oeuvres de Monsieur de Montesquieu, nouvelle édition, revue, corrigée & considérablement augmentée par l’autor, Londres, 1767, T. I., p. 260.

7 Joaquín V. González, Manual de la Constitución Argentina, Bs. As., 1951, p. 635.

8 Idem, p. 636.

9 A título de mero ejemplo: Germán J. Biadrt Campos, Compendio de Derecho Constitucional, Bs. As., 2004, p. 199; Miguel Á. Ekmekdjan, Manual de La Constitución Argentina, Bs. As., 1993, p. 245; Helio Juan Zarini, en Análisis de la Constitución Nacional , página 413, del mismo, Derecho Constitucional, Bs. As., 1992, p. 519. 

10  Joaquín V. González, op. cit., p. 637. 

11 Proyecto de Código Penal para la República Argentina  … por los Doctores Norberto Piñero, Rodolfo Rivarola, José Nicolás Matienzo, Bs. As., 1891, p. 189.

12 Rodolfo Moreno (hijo), El Código penal y sus antecedentes, Bs. As., 1923, T. V, p. 36. 

13 Idem, p. 40. 

14 El artículo 1º de la ley 49 decía: Todo individuo argentino, o persona que deba obediencia a la Nación Argentina, comete el delito de traición definido por el artículo 103 de la Constitución General, ejecutando cualquiera de los siguientes actos:… y los enumeraba en cinco incisos (Colección de leyes y decretos sobre Justicia Nacional, Publicación Oficial, 1863, p. 20). 

15 El artículo 257 de este proyecto establecía el tipo básico con la expresión constitucional: Será reprimido con presidio de diez a veinticinco años e inhabilitación absoluta perpetua, siempre que el hecho no se halle comprendido en otra disposición de este Código, todo individuo argentino o que deba obediencia a la Nación Argentina, que tomare las armas contra ésta o se uniere a sus enemigos prestándoles ayuda y socorro. En el artículo 258 enumeraba en nueve incisos las formas agravadas (Proyecto, cit., pp. 387-388).   

16  Sobre esta discusión entre Rodolfo Moreno (h) y González Roura, Eusebio Gómez, Tratado de Derecho Penal, Bs. As., 1941, T. V, p. 261. 

17 Sebastián Soler, op,. cit., T. V., p. 15. 

18 Ricardo C. Núñez, Manual de Derecho Penal. Parte Especial, Córdoba, 2009, p. 503. 

19 Rodolfo Morteno (hijo), op. cit., p. 38.

20 Así, por ejemplo, Eusebio Gómez, op. cit., p. 260; Sebastián Soler, op. cit., p. 18; Ricardo C. Núñez, op.cit., p. 503; Carlos Fontán Balestra, Tratado de Derecho Penal, Bs. As., 1990, T. VII, p. 36; Octavio González Roura, Derecho Penal, Bs. As., 1923, T. III, p. 336; Manual de Derecho penal Parte Especial dirigido por el Dr. Ricardo Levene (h), Bs. As., 1976, p. 443; Jorge Eduardo Buompadre, Tratado de Derecho Penal Parte Especial, Bs. As., 2009, T. II, p. 590; Carlos Creus, Derecho Penal Parte Especial, Bs. As., 1983, p. 146; Edgardo Alberto Donna, Derecho Penal, Parte Especial, Tomo II-C, Bs. As., 2004, p. 376. 
21 Carlos Creus, op. cit., 1983, pp. 146-147.

*****