domingo, 19 de noviembre de 2017

BRASIL: ¿QUÉ LE HICIERON A MI PAÍS?

&&&&&


El Gobierno de Brasil echa el freno a las investigaciones por corrupción.- Dice el Diario El País de España ( Conservador).-
Los corruptos al máximo nivel protegen y defienden a un Presidente acusado de Corrupción y de integrar una “organización criminal”,. Sin embargo en “las alturas, en la Cámara de Diputados lo ”salvan” y, lo protegen los poderes facticos internos, también “embarrados” por la corrupción.- El presidente y sus aliados paralizan la denuncia emitida por el fiscal general, según el pronóstico unánime. Se han tramitado tres denuncias por graves delitos de corrupción contra Michel Temer y, desde hoy, el presidente brasileño ha salido ileso de las tres. De la primera le salvó el Tribunal Superior Electoral, presidido por un magistrado que actúa sin tapujos como consejero ocasional de Temer. De la segunda, la Cámara de Diputados.  La tercera, que la misma Cámara ha votado este miércoles, ha acabado en idéntico destino, según el pronóstico unánime. Una demostración de que el Gobierno y sus aliados han logrado poner límites a las investigaciones sobre corrupción que sacuden a los principales partidos brasileños.

Todo Brasil pudo oír una conversación grabada, en las fechas previas alimpeachment de la anterior presidenta, Dilma Rousseff  entre tres destacados dirigentes del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), la formación política de Temer. Uno de ellos, Romero Jucá, actual líder del Gobierno en el Senado, defendía que era necesario tomar el poder para “estancar la sangría” de las investigaciones contra la corrupción. No pocos analistas defienden que ese fue el motivo de fondo para que el año pasado el PMDB rompiese su alianza con el izquierdista Partido de los Trabajadores (PT) y se uniese a la oposición para derribar a Rousseff. Aunque faltan pruebas que lo corroboren, el tiempo sí ha permitido verificar que los que están en el poder se defienden mucho mejor que los que se han ido a la oposición.  26 de octubre del 2017.

/////




BRASIL: ¿QUÉ LE HICIERON A MI PAÍS?
*****


 Eric Nepomuceno.


Página /12 domingo 19 de noviembre del 2017.


La verdad es que a esta altura, cada vez reconozco menos a mi país. Y cada vez reconozco menos a mi ciudad, Rio de Janeiro.
Desde el golpe institucional que se consolidó a fines de agosto de 2016 e instaló en el gobierno a una pandilla de corruptos encabezada por Michel Temer, la realidad se hizo avasalladora. El espeluznante retroceso que se ve en la economía, en las políticas sociales, en la casi desaparición de Brasil en el escenario internacional, en la destrucción de derechos laborales, sólo es comparable al asombroso volumen de denuncias y escándalos que alcanzan al presidente y sus principales cómplices. 
Lo más aterrador es que las denuncias son frenadas por la cobarde omisión del Supremo Tribunal Federal, supuesta corte máxima de justicia, y por la aberrante complicidad de la mayoría absoluta de los integrantes del Congreso Nacional, que ostenta la muy dudosa gloria de ser la legislatura de peor nivel ético desde el retorno de la democracia, en 1985.
La deprimente rutina de denuncias que siquiera rasguñan la impunidad del presidente, sus ministros y los aliados en la Cámara de Diputados y en el Senado corre pareja con la entrega, a las voraces transnacionales, del petróleo descubierto gracias a las tecnologías desarrolladas, al precio de miles de millones de dólares, por Petrobras. Y pareja a la ruina de la estructura de salud pública en todos los niveles (nacional, provincial, municipal): es que el ministro de Salud nombrado por Temer es un poderosísimo aliado de las empresas privadas de seguro de salud, que financian sus campañas, que las de un nutrido grupo de aliados, a diputado nacional.
La “reforma laboral” llevada a cabo por el gobierno de Temer y sus aliados creó la espantosa contratación de “trabajo intermitente”, es decir, el patrón convoca al obrero para un determinado número de horas, al precio de dólar y medio cada una. Ya hay propuestas de jornadas de cinco horas los sábados y domingos, a un precio total de 15 dólares. Suena degradante. Y lo es.
Pese a que constitucionalmente Brasil es un país laico, la Corte Suprema autorizó la enseñanza religiosa obligatoria en las escuelas. Victoria de la llamada “bancada evangélica” en el Congreso. La Comisión de Constitución y Justicia de la Cámara de Diputados, a su vez, aprobó una propuesta de enmienda constitucional que condena el aborto en caso de estupro, de fetos que sean detectados con ancenfalia, es decir, sin formación del cerebro, o de embarazos que pongan en riesgo la salud de la madre. La comisión, ¿cómo no?, está integrada por dieciocho diputados, casi todos integrantes de sectas evangélicas, y una solitaria diputada, autora del único voto contrario. La decisión ahora va al pleno de la Cámara.
Vale recordar que la actual legislación, bastante conservadora, sólo permite la práctica del aborto en esos tres casos. 
El gobierno lanza una campaña publicitaria para convencer a la opinión pública de que todo camina bien, que estamos en plena recuperación, mientras el déficit fiscal este año rondará los 50 mil millones de dólares, falta trabajo a 27 millones de brasileños –equivalente a nueve veces la población de Uruguay, dos veces y media la de Cuba, poco más de la mitad de la de Argentina– y el porcentaje de la población que vuelve poco a poco al mapa mundial del hambre aumenta.
Crece, a velocidad que asusta, el peso de la extrema derecha, con los ojos puestos en las elecciones generales del año que viene. Esa sacrosanta, invisible y poderosísima entidad llamada “mercado” busca, ansiosa, alguna alternativa para 2018. Frente a la falta absoluta de piezas de repuesto en el repertorio habitual, examina el diputado y precandidato Jair Bolsonaro. Capitán retirado, Bolsonaro no sólo defiende a hierro y fuego a la dictadura militar (1964-1985) sino que suele homenajear, en el pleno de la Cámara, a un notorio torturador. Entre otras de sus joyas está el comentario lanzado a una diputada: “No te estupro porque no mereces ser estuprada”. 
Las encuestan revelan que Lula da Silva sigue como favorito (42 por cienot de las intenciones declaradas de voto), y que el único que crece es Jair Bolsonaro (tenía 16 por ciento, ahora tiene 18 por ciento). Los candidatos habituales de la derecha se estancaron entre 7 y 8 por ciento.
Otro fenómeno inédito, entre tantos desastres, es el cinismo que se instaló serenamente entre los partidos políticos brasileños. Luego de que el Supremo Tribunal Federal se acobardó, dejando a los senadores la decisión de suspender o no las actividades de Aécio Neves, derrotado por Dilma Rousseff en 2014 y mentor del golpe que la destituyó el año pasado, por haber sido grabado mientras extorsionaba a un empresario corrupto, los efectos de la medida se extendieron a las asambleas legislativas provinciales. 
Los colegas del senador corrupto lo mantuvieron en su escaño. Y ahora, hace dos días, los diputados provinciales de Río mandaron sacar de la cárcel al presidente de la asamblea y otros dos colegas, presos por integrar una pandilla que desde hace más de veinte años vive de la corrupción propiciada por las empresas de transporte urbano. 
Brasil es, hoy por hoy, un país rumbo al naufragio, y Río de Janeiro –tanto la ciudad como el estado– están al borde del colapso. 
Yo me siento a la deriva en un océano que ya no reconozco. Ojalá 2018 nos traiga buen puerto.
*****

sábado, 18 de noviembre de 2017

LA SOBRE EXPLOTACIÓN DEL TRABAJO.

&&&&&


ARGENTINA. LAS “NUEVAS SIETE PLAGAS PARA EL TRABAJO JUVENIL” Y SU LLAMADA REFORMA LABORAL.-  Los “Pulpines” en el escenario político continental. Puntos de interés juvenil de la reforma laboral que quiere. El Gobierno del sr. MACRI y su Movimiento, CAMBIEMOS. El apretón de manos del Estado y el empresariado. La arremetida en América latina, de las burguesías político-empresariales-neoliberales, Gobiernos y Políticas fundamentalistas – imponen en forma vertical y autoritaria al máximo la FLEXIBILIZACIÓN LABORAL – en cristiano la liquidación definitiva de los Derechos laborales de los Trabajadores. Con el apoyo del Poder de los Medios, los Empresarios, las mega-empresas transnacionales, presentar al mundo, su “DEMOCRACIA EMPRESARIAL”, (La “Democracia Perfecta”) la propuesta de “la modernización Laboral” para dar - dizque - más Empleo a “millones de nuevos esclavos asalariados del siglo XXI”, Hoy en el mundo más de 1,300 millones de jóvenes sin Derechos laborales, 80% Mujeres entre los 18 y 24 años.

BAJO LA MENTADA MODERNIDAD EN UN MUNDO- de crisis “final” de la globalización, donde el desempleo juvenil es mayor al 20% - en Argentina el doble como en España y en algunos países de África el triple -  mediáticamente se esconden puntos no tan modernos: COMO ¿Chau horas extra? ¿Reducción de las indemnizaciones? ¿Pasantías a dos mangos? ¿Jornadas de doce horas? ¿Tercerización y subcontratación? ¿Cuáles son las nuevas siete plagas para el trabajo juvenil que quiere el gobierno nacional y qué opinan las fuerzas de la oposición sobre ellas?.

1.- Suprimir el pago de horas extras mediante un banco que permita que un día trabajes seis y otro diez,  2.- Revitalizar las pasantías y prácticas laborales –que pagan menos, tributan menos, son más flexibles en horarios y tiempos de duración–,  3.- Aumentar la jornada laboral de 12 horas –justo cuando a nivel mundial se cumplen 200 años del comienzo de la lucha por la de ocho horas–,  4.- Reducir drásticamente el pago de indemnizaciones por despido,  5.- Defender la tercerización y la subcontratación. Es un perfeccionamiento de lo ensayado en los últimos años.  6.- Exigencia del universo de los empleadores de “buena presencia y experiencia” donde la docilidad y la flexibilidad multitarea son virtudes destacadas  7.- Y su legalización y, precisamente, blanqueo: los empresarios serán perdonados en multas económicas y sanciones penales si blanquean a sus trabajadores en el año siguiente a la sanción de la ley Pablo Raúl Viernes 18 de noviembre del 2017.

/////


El desempleo juvenil en América Latina creció al 18,3 por ciento en el último año, alcanzando su nivel más alto en más de una década, dijo el miércoles (31 de mayo del 2017) el jefe regional de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).
***



LA SOBRE EXPLOTACIÓN DEL TRABAJO.

*****

Emir Sader.

Página /12 viernes 17 de noviembre del 2017.

Conforme los trabajadores fueron logrando disminuir la duración de la jornada laboral, los grandes empresarios fueron implementando métodos nuevos de explotación de la fuerza de trabajo. Como no podían disponer de los trabajadores por tantas horas, han tenido que implementar la productividad del trabajo, la utilización de la mano de obra de manera más intensa, para mantener e incluso extender la extracción del excedente.

En el centro del capitalismo ese mecanismo ha permitido un gran ciclo de desarrollo económico, que ha combinado expansión e integración de amplios sectores de la clase trabajadora. Mientras que, en la periferia, los mecanismos han sido otros.

Tras llegar con retraso al mercado internacional, las burguesías periféricas han intensificado la explotación de la clase obrera para lograr condiciones competitivas en el plano internacional, que les permitiera encontrar espacios en ese mercado. De ahí que los mecanismos de sobreexplotación se hayan desarrollado tan ampliamente en la periferia.

La categoría de sobreexplotación del trabajo es parte inherente de la teoría marxista de la dependencia, elaborada por Ruy Mauro Marini, gran intelectual brasileño, que ha vivido y producido prácticamente toda su obra en el exilio, en Chile y en México, siempre asociada a la militancia política, en Brasil en la organización Política Obrera (Polop), en los otros países en el MIR chileno. Su obra articula una concepción de cómo en la periferia se combinan la dependencia externa con las condiciones específicas de la lucha de clases, particularmente de la extracción del excedente.




Estas nuevas formas de explotación de niños - mundializado por el capitalismo salvaje, el capitalismo fundamentalista, hoy se presenta en África Subsahariana con el 29%,  luego en Asia y el Pacífico con el 19%,  América latina y el Caribe con el 16%,  y Oriente medio y África del Norte con el 15%. Esta es la realidad salvaje, inhumana que hoy genera en todo el mundo la Desigualdad Económico-Socia-Laboral, mientras una élite mundial del 1% concentra el 99% de la riqueza globalizada. Esta injusticia, que hoy se comete con niños con una super-explotación - escondida, subterránea - es propia de la sociedad actual sin valores y absolutamente deshumanizada.
 
***

Es solo en ese marco teórico que se puede comprender de forma cabal el significado y el lugar de la sobreexplotación del trabajo. Se trata de formas agregadas de explotación, de extensión de la jornada y de intensificación del trabajo que, combinadas, generan mecanismos que elevan la explotación muy por encima de las condiciones normales y estructurales de extracción de la plusvalía.

Esos mecanismos, a su vez, bloquean cualquier posibilidad de expansión del mercado interno de consumo popular, porque se remunera a los trabajadores por debajo de sus necesidades básicas. De ahí que los modelos de acumulación en la periferia dependan de las altas esferas de consumo del mercado y de exportación.

La sobreexplotación requiere, a su vez, condiciones políticas para que se efectivice. En Brasil, fue indispensable el “bloqueo salarial” (congelamiento del salario), para que se diera el “milagro económico” durante la dictadura militar. Fue el santo del milagro económico. La dictadura combinó represión política con sobreexplotación de los trabajadores.

Las restauraciones neoliberales en países como Argentina y Brasil concentran gran parte del accionar de los gobiernos en generar las condiciones para elevar la explotación de los trabajadores. La “reforma laboral” brasileña es el mejor ejemplo de la imposición de condiciones salvajes a los trabajadores, que incluyen, entre otras, medidas como reducir para menos de una hora el horario de almuerzo, permitir que mujeres embarazadas o que amamantan a sus hijos trabajen en condiciones insalubres. Prácticamente son abolidos los derechos elementales de los trabajadores, incluyendo la duración de la jornada de trabajo, el salario mínimo, que tienen que ser discutidos en cada negociación salarial. Se impone, como dicen cínicamente sus promotores, lo discutido sobre lo legislado, esto es, si el nivel de desempleo y la correlación de fuerzas en que se dan las negociaciones permiten, no hay limite para que se impongan las condiciones más salvajes de explotación de los trabajadores.

Los regímenes de excepción, donde el Poder Judicial ya no es garante del Estado de derecho; donde gobiernan lo banqueros y se impone la tercerización de las relaciones de trabajo; se restringen las acciones de los sindicatos para defender las conquistas de los trabajadores; donde se impone el Estado mínimo, con la centralidad del mercado, es el mejor escenario político para que la sobreexplotación de los trabajadores se imponga.

Hasta alrededor de algunas pocas décadas, la sociología del trabajo era una de especializaciones más prestigiosas y buscadas en el campo de las Ciencias Sociales. Después de las críticas a la excesiva “centralidad del trabajo”, se ha pasado al polo opuesto, en que pareciera que las actividades del trabajo son unas entre tantas otras, y no más la actividad esencial que ocupa la mayor parte del tiempo de la gran mayoría de las personas en el mundo.

Hay que rescatar la importancia de las relaciones de trabajo, en un mundo en que, más que nunca, la mayoría aplastante de la humanidad vive del trabajo, por mas diferenciadas que sean esas actividades. Que esa gran mayoría vive del trabajo y para el trabajo. La teoría marxista de la dependencia de Ruy Mauro Marini es el mejor marco teórico para ese indispensable rescate.

*****