sábado, 17 de febrero de 2018

CAMBIO CLIMÁTICO: BOLETO AL APAGÓN DE LA VIDA EN LA TIERRA.

&&&&&


¿EL CAMBIO CLIMÁTICO EN QUÉ SE DIFERENCIA DEL CALENTAMIENTO GLOBAL?
Normalmente se utilizan los términos cambio climático y calentamiento global como sinónimos, pero la realidad es que no son lo mismo. Te explicamos brevemente sus significados.
La Tierra se está calentado y la evidencia es clara. El mundo vive un cambio climático, término utilizado con frecuencia para comentar los estragos en el ambiente.

¿QUÉ ES EL CAMBIO CLIMÁTICO?

Cualquier cambio significativo en las medidas del clima que duren por un periodo de tiempo extendido, de acuerdo a la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA ).

Es así que el cambio climático incluye modificaciones significativas en temperatura, precipitación, patrones de viento, entre otros efectos, que ocurren durante varias décadas o más.

¿QUÉ ES EL CALENTAMIENTO GLOBAL

El cambio climático no debe confundirse con el calentamiento global. Este último se refiere al alza reciente y continua en la temperatura media global cerca de la superficie terrestre.

La Tierra se está calentado y la evidencia es clara. El mundo vive un cambio climático , término utilizado con frecuencia para comentar los estragos en el ambiente.
El calentamiento global es causado mayormente por “aumentos en las concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera”, indica EPA.

Asimismo, el calentamiento global está provocando cambios en los patrones del clima.
El calentamiento global en sí es tan solo un aspecto del cambio climático.

¿EL CAMBIO CLIMÁTICO ES REAL?

La Tierra se está calentando. La temperatura media del planeta ha subido más de 7ºC en el siglo pasado, de acuerdo a datos de Estados Unidos.
Científicos proyectan que la temperatura media seguirá aumentando entre 1.1 º y 6.4º en este siglo.

Si bien aparentemente son pocos grados, estos pequeños cambios en la temperatura implican modificaciones peligrosas en el clima .

EFECTOS DEL CAMBIO CLIMÁTICO

En muchos lugares las lluvias han aumentado y han ocasionado inundaciones, mientras que en otras regiones, por el contrario, se han producido sequías . Las olas de calor son más frecuentes, causando más víctimas mortales, así como los incendios forestales.

ONU: el cambio climático traerá más sequías, inundaciones e incendios. Terremotos, desglaciación de los Nevados, eyc.

Los océanos se están calentando y acidificando, mientras que los glaciares y los polos se están derritiendo. En consecuencia, los niveles del mar están subiendo, y se teme que las ciudades costeras sean las más afectadas en los próximos años.

La acidificación de los mares acelera el calentamiento global

El cambio climático también trae efectos en términos económicos: daña las 
cosechas y pone en riesgo la producción alimentaria, y el aumento de desastres naturales también impacta en el Producto Bruto Interno (PBI) de las naciones.

El Banco Mundial calcula que las pérdidas por los desastres naturales alcanzan los 3,8 billones de dólares desde 1980, reporta Greenpeace España .



¿CUÁLES SON LAS CAUSAS DEL CAMBIO CLIMÁTICO

Son varias las causas – naturales y humanas – que pueden provocar un desequilibrio en la temperatura de la Tierra.

– Los cambios en el efecto invernadero
– Las variaciones en la energía solar que llega al planeta
– Las modificaciones en la reflectividad de la atmósfera y la superficie.

Los cambios climáticos antes de la Revolución Industrial en el siglo XVIII se pueden explicar por causas naturales. Sin embargo, los científicos creen que el calentamiento visto en el siglo XX responde a actividades humanas.

En el siglo pasado, las actividades industriales han significado una descarga de grandes cantidades de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero a la atmósfera.

La mayoría de estos gases de efecto invernadero provienen de la industria energética. No obstante, la deforestación y otros procesos industriales, e incluso, algunas prácticas agrícolas también los emiten.

¿CÓMO FUNCIONAN LOS GASES DE EFECTO INVERNADERO?

El efecto invernadero, la razón por la cual la tierra se calienta. Conócelo
Los gases de efecto invernadero forman como una manta alrededor del planeta que mantiene a la Tierra caliente. Este proceso es natural y necesario para la vida.

Sin embargo, la acumulación de un exceso de gases de efecto invernadero puede cambiar el clima y se vuelve pernicioso para los ecosistemas y la salud de los seres humanos.

¿QUÉ SE PUEDE HACER PARA LUCHAR CONTRA EL CAMBIO CLIMÁTICO?

En la década del 90, la ONU creó la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, que busca reforzar la conciencia pública sobre los problemas relacionados con este fenómeno.

Hacia 1997 se firmó el Protocolo de Kioto, en donde se establecieron medidas para luchar contra el cambio climático.

Actualmente se realizan las Conferencias de las Partes o Cumbres del Clima, la última fue la COP 20 en Lima, que busca un nuevo acuerdo vinculante para que los países limiten la emisión de los gases de efecto invernadero. La nueva cita es este año en París.

Sin embargo, cada persona también puede contribuir con el planeta, reduciendo el uso de automóviles, utilizando bicicletas, desenchufando los electrodomésticos, reciclando, entre otras acciones.

/////






CAMBIO CLIMÁTICO: BOLETO AL APAGÓN DE LA VIDA EN LA TIERRA.

*****

Darcy Borrero Batista.

Granma.

Viernes 16 de febrero del 2018.


El cambio climático - contrario a lo que puedan decir por ahí los incrédulos o quienes descreen porque los mueven intereses políticos y económicos como sustrato - existe y aún peor, afecta al Planeta y amenaza la Vida en él.

Difícil debe de ser para los escépticos creer que el vuelo migratorio de una mariposa en Occidente pueda generar –o al menos estar conectado con– un deslave en África o un tsunami en el Pacífico.

Lo que en teoría literaria aflora como eje de la narración rizomática, parece trasladarse también a la realidad más vívida del siglo XXI, en un mundo híperconectado por alguna ley de energía universal cuyo actor antagónico es el ser humano.

El cambio climático –contrario a lo que puedan decir por ahí los incrédulos o quienes descreen porque los mueven intereses políticos y económicos como sustrato– existe y aun peor, afecta al planeta y amenaza la vida en él.

Sin embargo, políticos como Donald Trump insisten en negar esa realidad que ha empezado a incidir sobremanera en el continente americano y, especialmente, en el propio país que preside el exmagnate del show.

Para citar ejemplos, no sobran dedos de las manos: en menos de un mes tres huracanes (Harvey, Irma y María) golpearon al gigante norteamericano. Quedó registrada como una de las peores temporadas ciclónicas del océano Atlántico que dejó más de 200 muertos, pérdidas billonarias y desplazamiento de miles de familias de sus hogares.

Ya se sabe, Estados Unidos es un país «riquísimo», pero mantiene una estela neocolonial que deja a oscuras a todo un continente, en particular la isla de Puerto Rico, que aún en los primeros días de este año estaba afectado en el 50 % de su servicio eléctrico, residuo de los huracanes Irma y María ¡Y todavía los ridiculiza el señor Trump tirándoles papel sanitario en las narices!

Como información de contexto, sépase que el pasado 28 de septiembre del 2017, en el diario El Cronista, la redactora Mónica Vallejos exponía que las pérdidas económicas asociadas a las catástrofes naturales intensificadas por la actividad humana en Estados Unidos podrían ascender a 360 000 millones de dólares por año en la próxima década, informó la ONG Fundación Ecológica Universal. La cifra representa más de la mitad del crecimiento de EE. UU. en 12 meses.

«A los daños producidos por tormentas extremas, huracanes, inundaciones, sequías e incendios, se suman los enormes costos sanitarios de la quema de combustibles fósiles. Los eventos meteorológicos son el resultado de factores naturales.

Sin embargo, el cambio climático inducido por la actividad humana ha alterado sustancial y de manera mensurable su intensidad y frecuencia», afirmó Robert Watson, ex director del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático.

Incluso el Fondo Monetario Internacional se pronunció así: «los países pobres serán incapaces de enfrentar por sí solos los efectos económicos del calentamiento global sin un «esfuerzo global» de las economías desarrolladas». Calculó una pérdida estimada del 10 % de su producto per cápita hasta el 2100. Además, habría menor producción agrícola, una ralentización de las inversiones y daños a la salud.

Dado que las economías avanzadas y emergentes son las que han contribuido en gran medida al calentamiento global y se prevé que continúe, ayudar a los países de bajos ingresos a encarar sus consecuencias es un imperativo humanitario y una sensata política económica global.

Recientemente se disparó la alarma de tsunami en el Caribe cuando «tembló la tierra». Quiso decir quizá, bajo las plantas de los hombres y todo lo construido sobre ella, que estaba viva.

Fue como si hablara para ofrecer señales sobre un funesto futuro que no debería suceder: el apagón de la vida en la Tierra, la de la mayúscula, el hogar grande.

Para el organismo internacional que acuna a las naciones del orbe, la ONU, se trata de una prioridad. Titulares de medios internacionales expusieron el pasado año que «paz, desarme y cambio climático centran el discurso de Guterres en la ONU».

Allí insistió en el peligro representado por el cambio climático y en los millones de personas amenazadas por el fenómeno: 

«vemos el aumento de las temperaturas, la elevación del nivel del mar y la realidad de que los desastres naturales se han cuadriplicado desde 1970», dijo.

El Papa Francisco es otro de los actores internacionales que introdujo en su discurso el cambio climático. En su encíclica Laudato Si, (Alabado sea), un tratado de 180 páginas sobre medio ambiente, imputó a los poderosos y ricos por convertir la Tierra en un «montón de porquería».

Particularizó en el cuidado de la casa común porque «el cambio climático es una crisis moral que debe atenderse de manera urgente, y que hay un consenso científico sólido de que el calentamiento global es un fenómeno intangible».

Mucho tiempo antes, el líder histórico de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz, considerado como una de las personalidades más influyentes del siglo XX, se adelantaba –no sin razón– a hablar del cuidado a la naturaleza en escenarios internacionales.

Entre sus contundentes frases está: «desaparezca el hambre y no el hombre». Quienes no lo suscriben tienen que ser ciegos. Y sordos.

*****